Un poco de historia ,,,,

Después del pésimo desempeño de los cardenales de 1975, en 1977 el equipo regresó a Tabasco al adquirir la franquicia de los Broncos de Reynosa, solo que esta vez decidieron llamarlos Plataneros, mote con el que se les conoció hasta 1985.

Fue en aquel 1979 cuando el equipo tabasqueño logró meterse, por primera vez, en la postemporada, dirigidos por Raúl Cano; dejaron fuera a los Diablos Rojos del México. Fueron aquellos plataneros la primera escuadra competitiva de Tabasco y contó con peloteros como Rommel Canadá, Arturo Bernal, Ismael Oquendo y Joel Serna a la ofensiva, apuntalados por el picheo de Mike Nagy, lanzador norteamericano que se convirtió en un ídolo para la entidad, además de Héctor «Colmoyote» Madrigal, Roberto Ochoa, entre otros más, sin embargo, fueron eliminados rápidamente en el primer Playoffs por los campeones a la postre Ángeles de Puebla.

Tras el destacado`79, las expectativas de tiempos mejores para la organización eran grandes, sin embargo, con el paso del tiempo, la situación temporada tras temporada vino a menos, aunque nunca se escatimaron recursos para intentar armar buenas escuadras; así lo demuestran las contrataciones de peloteros del calibre de Luis Tiant, Carlos «Chaflán» López, Ramón Arano, Alfredo «Zurdo» Ortiz, Jesús Sommers. No obstante, los resultados no se reflejaban en el terreno de juego y en 1984, cuando Julián Manzur, en aquel entonces presidente del club, decide deshacerse de la franquicia y tuvo que entrar al rescate el prominente ganadero Humberto Tapia

Con el arribo de Tapia, el nombre de Batalla se modificó, se volvieron Ganaderos, una novena que si bien tampoco pudo estar metida en los primeros lugares, siempre fue un duro rival para el resto de los conjuntos.