La Casa de los Azulejos es uno de los pocos testimonios

de la arquitectura señorial del siglo XIX tabasqueño. Se

localiza en las esquinas que forman las calles 27 de

Febrero y Benito Juárez, a menos de 200 metros del

Palacio de Gobierno, en el Centro Histórico de la ciudad

de Villahermosa, Tabasco.

Originalmente fue propiedad de Victoriano

Nieves Céspedes, quien cedió la propiedad a su hija Ana

Eugenia Nieves de Repetto; ella la vendió al señor José

María Graham Mac Gregor, quien la habitó con su

esposa e hijos.

José María Graham Mac Gregor la convirtió en

la casa más suntuosa de la ciudad. Posee una belleza

estilística ecléctica que conjuga la influencia mudéjar

de arcos polilobulados y azulejos de diseño oriental,

con arcos ojivales góticos y neobarrocos, esculturas

neoclásicas, balconería de hierro caligrafiado,

balaustradas y dinteles de caoba, en un cuerpo de

ladrillo rojo de 20 por 20 metros aproximadamente

distribuida en dos plantas, cubierta de azulejería traída

de Barcelona y con techos construidos al estilo bóveda

Catalana.

Fue declarada monumento histórico por el

Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH) y

desde 1985 es la sede del Museo de Historia de

Tabasco.

El Museo está constituido por una sala de

exposición temporal, el jardín del pozo y cinco salas de

exposición permanente que muestran los diversos

procesos que ha vivido Tabasco, pasando por la llegada

de los españoles, la Colonia, los movimientos de

Independencia y Revolución, el Garridismo, las

décadas recientes y su trascendencia en la historia

nacional.

Su misión es recuperar, clasificar, conservar,

exhibir y difundir las evidencias históricas que

determinan la cultura e identidad de Tabasco y que

forman parte del devenir ciudadano, promover el

conocimiento y proteger el monumento histórico Casa

de loa Azulejos.

 

#CLAVEALFA