¿Imaginas un auto inteligente que impida conducir a personas en estado de ebriedad?

Está muy cerca de convertirse en realidad gracias a Alcoshock, un sistema creado por estudiantes del Instituto Politécnico Nacional (IPN) que pretende disminuir los accidentes automovilísticos por abuso del alcohol, ya que al detectar niveles por encima de las 400 partículas etílicas en el aliento, corta la corriente eléctrica del vehículo y automáticamente llama a una serie de celulares predeterminados.

El prototipo desarrollado para el Programa Poliemprende en el Centro de Estudios Científicos y Tecnológicos (CECyT) 4 “Lázaro Cárdenas”, tiene un sensor de alcohol que los creadores pretenden colocar en el volante del automóvil y se calibra para detectar aliento alcohólico concentrado.

Según la explicación técnica, el sensor envía señales a un par de microcontroladores Arduino: uno programado para cortar la corriente eléctrica, y el otro, para detener el flujo de inyección de gasolina al motor del auto.

Esa misma señal es recibida por un transmisor GSM (Sistema Global para Comunicaciones Móviles), que estará conectado a un satélite para que envíe un mensaje de texto o correo electrónico a una serie de celulares predeterminados a los que indicará que el conductor no está en condiciones de manejar y la localización del vehículo.

Una vez que finalice este proceso, #Alcoshock generará un código de reinicio que mandará al celular de la persona a la que se dio aviso para que pueda reactivar los sistemas de arranque.

 

#TeoremaAmbiental