Este último nombre es como se le conoció hasta mediados de los años ochenta

Conocido en otras épocas como el Hospital del Estado, fue el primer centro hospitalario del sureste y pionero en estudios oncológicos. Este inmueble fue construido sobre una casona del siglo XIX.

Se construyó en 1932 y su dirección corrió a cargo de los doctores José Manuel y Rodolfo Mayans. 

En sus días de actividad era conocido como “el faro”,  por su localización en lo alto de una loma y porque era el único edificio iluminado de Villahermosa, que alertaba a los buques que fondeaban el río Grijalva.

Los mascarones que representan a los pacientes internados son únicos en el país.

Durante un tiempo también actuó como cine, el primero de la ciudad. 

Frente al hospital hay una casa, cuya arquería data del siglo XIX. Su propietaria asegura que en su día formaba parte de un convento del que misteriosamente no se tiene registro en los archivos históricos de la ciudad. Aunque si bien es verdad, en el registro figura la existencia de una iglesia en los aledaños llamada Santa Rosalía, ubicada en lo que hoy es el Parque María Gutiérrez Eskildsen o Parque los Pajaritos, dedicado a una célebre educadora tabasqueña.

En Lerdo de Tejada y 5 de Mayo, fue la casa de Policarpo Valenzuela Yedra, el hombre más rico de Tabasco, en la época porfirista.

Este hospital cerró a la muerte del Dr. José Manuel Mayans Victoria. Esta fue la primera unidad médica privada en el estado de Tabasco

Actualmente el inmueble se encuentra abandonado, y poco a poco va deteriorándose, perdiéndose un importante testimonio de la historia construida de la Ciudad de Villahermosa.