PERSONAJES TABASQUEÑOS

#CLAVEALFA Radio en línea

ESPERANZA IRIS

La diva de la opereta y la zarzuela

María de los Ángeles Estrella del Carmen Bonfil y Ferrer nació el 10 de noviembre de 1881 en San Juan Bautista, hoy Villahermosa, Tabasco. Desde pequeña se le reveló su vocación de artista, tenía excelente oído y una gracia singular para imitar a los demás y actuar en cuanta velada se ofreciera.

La familia se trasladó a la Ciudad de México, donde María de los Ángeles actuó a los seis años de edad en las obras “Las campanas de Carreón”, “Carmen”, “La revoltosa” y “Gigantes y cabezudos”.

A los 16 años fue contratada por la empresa Alcaraz y actuaba en el teatro principal. Ya trabajando en una compañía de zarzuela y operetas, participó en giras por Sudamérica con obras como “La viuda alegre”, “La princesa del dólar”, “La casta Susana”, “El conde de Luxemburgo” y “Eva”. Su consagración definitiva la logró en España, lugar donde estrenó las obras “Benamor” y “La moza de las campanillas”, por las cuales el Rey de España le otorga la apreciada “Cruz de Colón”. Con el producto de sus funciones compró el teatro que llevaría su nombre y el cual inauguró en 1917 en la calle Donceles de la Ciudad de México. Posteriormente formó una compañía de opereta recorriendo la república con sonado éxito; fue la época en que Esperanza Iris incursionó en el cine, en las películas “Noches de gloria” y “Mater nostra”. Tras 51 años de ausencia, regresa a su natal Tabasco a otorgar funciones a favor de la Cruz Roja, al mismo tiempo se propuso reunir fondos de sus actuaciones para la reconstrucción de templos destruidos durante el gobierno de Tomás Garrido Canabal.

El origen de su nombre artístico fue debido a que uno de sus apellidos era francés y decidió cambiarlo; para ello escribió a su padrino que vivía en Tabasco, pidiéndole que le permitiera usar su apellido pues era corto y hermoso. Su padrino fue el doctor José María Iris Colorado. Según sus memorias, su nombre se terminó de formar cuando don Félix Palavicini le dijo en una ocasión: “eres la esperanza del teatro, ¿Esperanza? Ya está, te llamarás Esperanza Iris”, y así quedó registrado su nombre artístico.

El espacio escénico más importante de la entidad lleva su nombre como homenaje a su trayectoria artística.

Esperanza Iris, incursionó también en la interpretación de música vernácula mexicana, aquí un ejemplo sacado de la cinta “Noches de gloria” (1938)

#ESPERANZAIRIS

#IECTABASCO